Saltar al contenido
Lorena S. Gimeno

Cómo definir tu identidad sexual

La identidad sexual es todo aquello que define tu sexualidad: quién eres, quién te gusta, cómo te muestras, cómo te relacionas y tus gustos sexuales. Por eso, definirte te ayudará a despejar tus dudas en torno a tu sexualidad y tener más confianza al enfrentarte al sexo. Como valor añadido, saber lo que te gusta ayudará a aumentar el deseo sexual.

pexels-photo-5018203.jpeg
Photo by cottonbro on Pexels.com

Identidad de género

Aunque a todo el mundo se le asigna un género al nacer (a razón de sus genitales), a través de nuestra experiencia vital, el autoconocimiento y mucha reflexión hay personas que se redescubren y expresan su verdadero género.

Agénero, mujer, hombre, género fluido, queer… Es algunas partes del mundo se llegan a reconocer más de veinte géneros. Así que no temas en explorar tu género y redefinirte. Porque el ser humano no es es estanco sino evolutivo y que cambies nunca indica que te hayas equivocado con anterioridad.

Expresión de género

Abstracta y personal. La expresión de género es cómo expresas tu género mediante tu ropa, accesorios, maquillaje, forma de hablar, gestos y/o comportamiento.

Por supuesto, a lo largo de las épocas han existido formas de vestirse determinadas para los géneros. Pero eso no significa que tú debas seguir esas normas. Vivimos en una época en la que ya no hace falta que lleves falda si eres mujer o lleves el pelo corto si eres un hombre.

Aunque sí es verdad que algunas personas consideran que lo normal es vestir o comportarse de tal forma, nunca debes dejar que dicten tu forma de expresarte.

drag queen on a stage
Photo by cottonbro on Pexels.com

Orientación sexual

La más conocida, quizá. La orientación sexual determina hacia quién sientes atracción sexual o romántica. Y la verdad es que hay muchísimas orientaciones sexuales.

Sin embargo, deja que te diga que incluso si te determinas como heterosexual (lo “normal”) hoy en día no es una sexualidad tan estable como parece. Porque hay personas heterosexuales (o también homosexuales) que buscan unos determinados genitales en sus posibles parejas; mientras que otras buscan una expresión de género concreta.

En resumen, que es prácticamente imposible encajar en una orientación sexual al cien por cien, así que no te estreses mucho por ello.

Deja que te recomiende echar un vistazo a esta playlist de SEXUALIZADOS con definiciones claras de la terminología que he utilizado en este artículo.

Orientación relacional

Actualmente podríamos dividir la orientación relacional entre dos: monogamia y no-monogamia. Sin embargo, así como la monogamia es un vínculo cerrado entre dos personas con exclusividad afectiva y sexual, la no-monogamia tiene un amplio abanico de posibilidades dependiendo de la exclusividad o no exclusividad afectivosexual.

Así, dentro de la no-monogamia encontramos vínculos sin exclusividades como en el poliamor, la exclusividad completa en un círculo amplio como en la polifidelidad o el caso de la poligamia, donde una persona tiene múltiples parejas.

Por último, podríamos hablar de las relaciones abiertas, donde la exclusividad sexual se rompe en una pareja; o del swinging, donde las parejas comparten encuentros sexuales con otras personas o parejas.

Hay un amplio mundo dentro de las orientaciones relacionales pero todas ellas tienen una cosa en común: todas las personas afectadas son conscientes y consienten la situación. En el caso contrario hablaríamos de desconfianza, mentiras e infidelidad.

woman in red and white floral scarf beside woman in blue white and red floral shirt
Photo by cottonbro on Pexels.com

Gustos sexuales

Por último, pero no menos importante, tu identidad sexual incluye que conozcas tus gustos sexuales. Esto no significa que debas tener en mente una lista de lo que te gusta y no te gusta hacer cuando tienes relaciones sexuales; pero sí una idea.

Ya te he dicho que el ser humano está en constante evolución y cambio, así que lo que no te gusta hoy te puede gustar mañana. O incluso en algún momento de tu vida puedes descubrir que ciertas prácticas sexuales te gustan si son con una persona determinada.

Cómo definir tu identidad sexual

No hay un camino claro ni una forma fácil de hacerlo. Solo debes darte tu tiempo, reflexionar, descubrirte y nunca pensar que los cambios significan que antes te había equivocado. Porque la identidad sexual, así como la vida, no es fija ni estanca.

A %d blogueros les gusta esto: